Alimentación de la madre lactante

Alimentación de la madre durante la lactancia materna.

Sin duda la lactancia materna es la mejor forma de alimentar al lactante, pero como madres, tenemos que conocer que la época de lactancia se convierte en una etapa nutricionalmente diferente, ya que la calidad de los alimentos que consumidos tiene consecuencias directas en el volumen y composición de la leche y sobre nuestra salud y la del lactante.

Best-Postpartum-Nutrition

La cantidad de leche depende más de la frecuencia de las tomas, que de la cantidad ingerida por el lactante, ya que el cuerpo, si se vacía totalmente el pecho, recibe la señal de que el bebé necesita más alimento.

La alimentación durante la lactancia debe de ser rica en energía, lípidos, proteínas y vitaminas.

Vamos a ver brevemente cada uno de ellos:

 

–         ENERGÍA

La cantidad suplementaria de energía está relacionada directamente con la cantidad de leche producida. Se sabe que son necesarias 85 Kcal. Se estima que con un aporte de energía de 500 Kcal, se consigue mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.

 

–         PROTEÍNAS

Las recomendaciones de la RDA indican que un aporte suplementario de 15 g/día durante los primeros seis meses es suficiente, y que se puede reducir a 12 g/día a partir de ese momento.

 

–         GRASAS

 

La grasa en la leche refleja el patrón de la ingerida en la dieta materna. Se necesitan aportes suplementarios de grasas e hidratos de carbono sobre la dieta de un adulto sano.

 

A su vez, se necesita un aporte extra de vitaminas, tanto hidrosolubles como liposolubles y de minerales en la dieta materna.

 

GUÍA PRÁCTICA

 

1.- La madre lactante debe establecer una dieta de seis comidas bien repartidas a lo largo del día.

 

2.- La leche y productos lácteos deben de estar presentes en cada una de las seis comidas.

 

3.- Los azúcares deben tomarse en, al menos, cuatro de las seis comidas. Deben ser azúcares complejos y evitar los azúcares refinados.

 

4.- Las grasas deben de ser de origen vegetal, evitando la grasa de origen animal.

 

5.- Las frutas y verduras deben de estar presentes en, al menos, cinco de las seis comidas propuestas, para asegurar un aporte adecuado de vitaminas, minerales y fibra.

 

6.- Se recomienda evitar dietas restrictivas o disociadas.

 

7.- Se debe asegurar un aporte de líquidos entre 2,5-3 litros diarios.

 

8.- Se debe cuidar la higiene de las mamas para evitar complicaciones de tipo infeccioso que dificulten o impidan la lactancia.

 

9.- Se debe de tener especial cuidado con la toma de medicamentos, alcohol, tabaco, que pueden pasar a la leche, causando efectos nocivos sobre el recién nacido.

 

Debe insistirse en los beneficios de las frutas y verduras frescas, que se pueden consumir sin restricciones. En cuanto al grupo de alimentos de las legumbres, patatas, féculas, arroz y harinas, pueden consumirse a diario, con pocas limitaciones. Los alimentos proteicos como la carne, el pescado y los huevos, se consumirán de forma moderada. Las grasas animales en poca cantidad y, preferiblemente se sustituirán por las grasas vegetales. El consumo de dulces y de productos de pastelería, será ocasional.

 

TABLA RESUMEN DE LAS NECESIDADES DE LA MUJER LACTANTE

 

 

– Aumentar las calorías en torno a 500 Kcal/día, consiguiéndolo con una alimentación equilibrada aumentando el consumo de productos plásticos y reguladores.

 

–         Aumentar la ingesta de proteínas en torno a 2 g/Kg/día, aumentando el consumo de lácteos, carnes, legumbres, pescados, huevos y cereales integrales

 

–         Aporte hidratos de carbono y grasas de forma equilibrada, con un aumento de hidratos de carbono complejos, evitando los azúcares refinados y mayor aporte de grasa vegetal con ácidos grasos poliinsaturados. Tomar pan integral, cereales, legumbres, fruta fresca, patatas, aceite de oliva y de semillas.

 

–         Necesitamos un aporte extra de cálcio y fósforo, que podemos encontrar en las carnes rojas, lácteos, pescado, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde.

 

–         Vitaminas, con un aumento tanto de las hidrosolubles como las liposolubles. Tomar fruta y verdura fresca, lácteos, mantequilla y aceites, verdura de hoja verde.

 

–         Líquidos: se debe llegar a los 3 litros/día, en forma de agua, bebidas naturales. Evitar bebidas gaseosas, alcohol y bebidas estimulantes.

 

–         Fibra. Incluir en la alimentación para evitar el estreñimiento. Tomar frutas con pulpa, verduras en general, ensaladas y cereales integrales.

 

En resumen, la madre lactante debe seguir una dieta equilibrada y variada que contenga verduras, frutas, legumbres, carne, pescados, huevos, leche, cereales, féculas y líquidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *