Fisioterapia y el esguince de tobillo

Torceduras, ligamentos y esguince.

El esguince de tobillo se produce por una torcedura que va más allá de la resistencia de los ligamentos que sujetan la articulación. Suele verse afectados con mucha más frecuencia los ligamentos de la parte externa del tobillo, aunque también podemos encontrar esguinces del ligamento lateral interno del tobillo. Según la afectación de los elementos que “sujetan” la articulación podemos encontrar 3 tipos o grados de esguince:

 

GRADOS DE ESGUINCE:

Esguince leve, grado I: simple distensión con desgarros microscópicos. El paciente puede volver a andar con apoyo completo, aunque puede presentar dolor. Hay escasos signos de inflamación.

Esguince moderado, grado II: se produce una rotura o desgarro parcial. El grado II será más o menos grave según el número de fibras afectadas. Se produce rotura de tejidos, vasos sanguíneos que dan lugar a un hematoma que suele producirse a lo largo de las 24h siguientes a la lesión, y linfáticos que provocan edema o hinchazón. Hay ligera inestabilidad articular. El apoyo resulta muy doloroso.

Esguince grave, grado III: rotura completa del ligamento con impotencia funcional. El apoyo resulta imposible y extremadamente doloroso. El hematoma es inmediato y el edema muy evidente, y ambos pueden emigrar hacia zonas vecinas. Hay gran inestabilidad articular.

IMG_20141202_181047

Independientemente del grado de lesión, el tratamiento en la fase aguda se basa en las siglas RICE que corresponden a las palabras que derivadas del inglés significan:

  • REPOSO (rest)
  • HIELO (ice)
  • COMPRESIÓN (compression)

  • ELEVACIÓN (elevation).

REPOSO:

El reposo relativo de la articulación, consiste en la utilización de uno o dos bastones para evitar el apoyo. Debe evitarse un reposo prolongado, y en el momento que el dolor lo permita, se debe empezar a apoyar el pie para favorecer una correcta recuperación.

HIELO:

Una vez que el tobillo se ha torcido, lo mejor, es sin duda la aplicación de hielo o cualquier otro sistema de frío que tengáis a mano. El frío es el tratamiento inmediato por excelencia. Calmará el dolor y reducirá el posterior hematoma y edema. Debemos aplicarlo varias veces al día, en períodos cortos entre 20 y 30 minutos. Es efectivo si empieza a aplicarse en las primeras 12h.

COMPRESIÓN:

Se utilizan vendajes elásticos que proporcionan una compresión moderada que ayuda en la reducción del edema.

ELEVACIÓN:

Teóricamente, se debe de mantener la posición en declive todo el día hasta que desaparezca la hinchazón. Sin embargo, es importante señalar los efectos negativos que tiene una inmovillización prolongada en la recuperación correcta de un ligamento lesionado.

TRATAMIENTO.

IMG_20141202_181424

El tratamiento en el esguince leve, de grado I se basará en la aplicación de hielo, masajes para disminuir la inflamación, y trabajo propioceptivo. El objetivo principal es evitar recaídas.

En el esguince de grado II, tras la fase aguda, consistirá en la lucha contra los síntomas: dolor, edema, hematoma, para ello la fisioterapia cuenta con técnicas variadas de tratamiento como masajes, corrientes, etc… Por otra parte se debe recuperar la funcionalidad del tobillo, abandonando las muletas y empezando a apoyar lo antes posible, ayudándonos con VENDAJES FUNCIONALES que permintan el apoyo sin poner en riesgo la articulación. Así mismo, se realizará TRABAJO MUSCULAR de toda la musculatura implicada en la movilidad del tobillo y pie, y TRABAJO PROPIOCEPTIVO. La reincorporación a la actividad deportiva, debe ser supervisada por un fisioterapeuta, que colocará, las primeras sesiones de entrenamiento, medidas de sujeción como ortesis o vendajes.

El esguince de grado III es susceptible de ser tratado mediante CIURGÍA o tratamiento conservador. Será el médico quien, tras valorar la lesión y las distintas pruebas diagnósticas, decida operar o no. Los estudios revelan, no obstante, que los resultados obtenidos con cirugía no son mejores que los resultados de un tratamiento conservador, se habla de que el tiempo de reincorporación a la activad laboral es mayor si se opera, pues tras la intervención se inmoviliza alrededor de 6 semanas, con todo lo que ello implica. El tratamiento conservador consistirá en rehabilitación fundamentalmente, empleando para ello técnicas iguales a las empleadas en el grado II pero teniendo en cuenta que los plazos de recuperación son mayores.

En general, en el tratamiento de un esguince de tobillo, desde el punto de vista de la fisioterapia, hay que evitar el uso de escayola que inmovilice la articulación. El uso o no de escayola es un tema bastante controvertido y, en próximas entradas, explicaremos por qué no es conveniente su aplicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *