Piercing y tatuajes: qué debemos saber como padres?

Pediatría adolescente piercing

En los últimos años se están poniendo de moda la implantación de aros o pendientes en el cuerpo y la realización de dibujos permanentes con pigmentos que se inoculan con agujas hipodérmicas.

No se aconseja esta actividad en el menor de edad, existiendo legislación que imposibilita al menor acceder a estas actividades en muchas comunidades autónomas, sin el permiso expreso de sus padres o en compañía de ellos.

“El joven adolescente, en búsqueda de su identidad, usa el tatuaje como una forma de expresión a través de una imagen grabada en su cuerpo, representando así también su manera de igualarse a sus pares y diferenciarse de otros. Es como si dijera (con esta marca, soy yo, para siempre y con mi grupo, fuera de mi familia)”

Pero cuando el adolescente ha decidido o insinúa la posibilidad de hacérselo, debemos advertirle que:

 

–         Los tatuajes sólo se podrán retirar en algunos casos y mediante técnicas cruentas.

–         Los tatuajes pueden condicionar reacciones alérgicas por los pigmentos y que de realizarse se debe hacer con profesionales autorizados por el Ministerio de Sanidad.

–         Los piercing pueden infectarse hasta su cicatrización definitiva, generando en ocasiones cicatrices hipertróficas (queloides).

–         La cicatrización definitiva de un piercing en la oreja u ombligo puede demorarse hasta un año.

Pediatría adolescente piercing

 

Aún así el adolescente puede desestimar las recomendaciones de retrasar estos adornos corporales, en ese caso, debemos sugerirle que:

–         No vaya a centros no autorizados

–         No se coloque un piercing ni un tatuaje si tiene problemas de piel generalizados, y sobre todo locales (acné).

–         No se coloque un piercing en verano.

–         Que si observa una mala o retraso en la cicatrización consulte al médico.

–         Que optimice su higiene y las medidas generales de recomendación para acortar la cicatrización y evitar la infección que le recomiende el profesional que le ha implantado el piercing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *