¿Qué me pongo frío o calor?

TERMOTERAPIA CRIOTERAPIA

TERMOTERAPIA /CRIOTERAPIA- CALOR / FRÍO

En el extenso mundo de la fisioterapia encontramos una de las maneras más antiguas y sencillas, al tiempo que efectivas, de tratar diversas patologías. Hablamos de el tratamiento a través de la temperatura, es decir de calor o de frío .

La termoterapia consiste en la aplicación de calor como tratamiento y la crioterapia en la aplicación de frio.

TERMOTERAPIA CRIOTERAPIA

Para la aplicación de calor encontramos desde los más sencillos artilugios como piedras calientes, parafinas, fangos, pasando por elementos que trasmisten calor a través de la electricidad como las almohadillas eléctricas, hasta técnicas más moderneas como la radiación infrarroja o las microondas. Tradicionalmente se hablaba de calor seco o calor húmedo según fuera la fuente de aplicación. Actualmente a los agentes caloríficos se les divide según su estado sea sólido, líquido, gas o radiaciones. Los fisioterapeutas elegimos el agente terapéutico según la patología y según busquemos obtener un efecto superficial o más profundo.

En cuanto al frío, los productos más comúnmente utilizados son las bolsas de hielo, coldpacks (bolsas de gel que se congelan y aguantan frías bastante tiempo), y el frío en spray.

Los principales efectos fisiológicos del calor son:

– Vasodilatación local e hiperemia (mayor aporte de sangre; enrojecimiento)

– Disminución de la tensión o tono muscular.

– Acción analgésica.

Los principales efectos del frío:

– Vasoconstricción (menor flujo sanguíneo)

– Disminución del edema.

– Reduce la inflamación.

– Acción analgésica.

¿Cuándo usaremos calor y cuándo frío?

Si pensamos en los efectos fisiológicos de uno y otro, observamos que la principal diferencia es el efecto sobre la circulación. Cuando tenemos un proceso inflamatorio agudo (un esguince, por ejemplo), la zona presentará hinchazón, enrojecimiento y calor. Si colocásemos calor en una zona ya caliente por la inflamación, estaríamos empeorando el cuadro. En éste caso por tanto, es lógico pensar que lo mejor es utlizar el frío, que por otra parte, es el tratamiento inmediato por excelencia en las lesiones deportivas.

Utilizaremos por tanto el frío en cuadros agudos, como artritis, esguinces, tendinitis, contusiones, etc…

En procesos subagudos o crónicos podremos encontrar alivio con el calor. Cuadros como artrosis, sindrome del tunel carpiano, contracturas o espasmos musculares son susceptibles de ser tratados con calor.

Resumiendo, si nos encontramos con una zona hinchada, enrojecida, caliente, incluso con hematoma, aplicar frío. En el caso alteraciones dolorosas sin estos signos, podremos aplicar calor.

En cualquier caso, como siempre te aconsejamos, consulta a tu fisioterapeuta.

fisioterapia, clínica global valencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *